No tengas perfil profesional en Twitter

No tengas perfil profesional en Twitter

WTF? ¡Si todos los profesionales recomiendan lo opuesto! Sí, y lo hacen –según ellos- porque saben de buena tinta y con gran certeza que muchos trabajadores de Recursos Humanos encargados de buscar a candidatos para un puesto rastrean las Redes Sociales de cada uno de los currículos interesantes que reciben a través de todas las plataformas de empleo online y de los ya guardados en las bases de datos de la empresa en cuestión.

Pues bien, estos trabajadores tienen bastantes más cosas que hacer que buscar si empleas un lenguaje inapropiado en Twitter o si has hecho un RT de un chiste racista. Es muy posible que lleven a cabo ese rastreo con los candidatos que, tras una entrevista, hayan pasado pruebas más relevantes para la vacante. Y, posiblemente, las capacidades especiales, los idiomas y los puntos fuertes de un entrevistado pesen más que el hecho de que en Twitter seas seguidor de Nacho Vidal o seas un activo tuitero durante cada gala de Gran Hermano hasta la una de la mañana.

Todo ello, por supuesto, es subjetivo. Nadie te puede garantizar que esa caricatura de Mariano Rajoy que has publicado no resulte ofensiva para un ferviente y fiel votante del Partido Popular que, curiosamente, es el encargado de darle una oportunidad a tu candidatura o desecharla para siempre, incluso para cualquier otro proceso de selección futuro en su compañía. Igual que nadie te puede garantizar que una de las cribas que empleen para seleccionar al grupo de entrevistados entre los 634 CVs recibidos sea “que no sean mayores de 30” o “a los de la Universidad de La Laguna los descartamos, que mi prima hizo allí un año de Séneca y hablaba horrores”.

Una vez que sabemos que los criterios empleados para hacernos cruzar la pasarela se escapan a nuestro conocimiento o incluso a la lógica, puede ser que estemos ante el momento de pensar en nosotros mismos:

-Te gusta comentar las galas de Gran Hermano porque te divierten, al igual que a 3.051.000 españoles. Algo tendrá si ya van 14 temporadas emitidas con un más que habitual récord de audiencia en las noches de nuestra televisión. De hecho, aunque no tuitee al respecto, el encargado de seleccionarte o desecharte tiene muchas papeletas para prestar atención con una gran sonrisa a los tweets del hashtag #gh14.

-Sigues a Nacho Vidal porque, de vez en cuando, cuelga un teaser de sus próximas películas. Y tú, que eres un poco cochino y consumes pornografía, los ves en el móvil. Como tantos españoles, como el de Recursos Humanos que sigue en su perfil con nombre falso a @Rubi19descarada.

-Retuiteas chistes, quizá en alguna ocasión racista, debido a que tu humor no entiende de ideologías. Y lo desconocido nos hace mucha gracia. ¿Nadie conoce un programa de Cuatro llamado “Palabra de gitano”? Resalta los clichés de esta raza con un montaje que invita a la mofa. Todo de buen rollo, como siempre. Pero ahí están sus espectadores semana tras semana. Nuestro seleccionador de personal de Recursos Humanos también puede estar entre ellos esta vez.

-Caricaturizas a Mariano Rajoy por razones obvias. Supongo que el trabajador que te desechará por ello pone pingando a Leire Pajín y a Rodríguez Zapatero por la desastrosa herencia que han dejado a España y al actual gobierno de esta gran nación.

Recursos Humanos está formado por personas como tú, que tienen opinión política, gustos ridículos y un humor particular. Existe la posibilidad de que estas personas comprendan el consejo que deposito a continuación:

A la hora de enfrentarte a una entrevista de trabajo, una de las primeras recomendaciones que recibirás es “sé tú mismo”. Haz lo propio en Twitter. Si alguien llega a tu perfil, que vea que eres divertido, apasionado de algo y seguro de ti mismo. No escribas con faltas de ortografía, pero escribe lo que quieras; quien te lea deberá tener en cuenta que eres una persona. Porque eres una persona, ¿recuerdas? Las personas no solo trabajan.

Deja una respuesta