¿Qué tener en cuenta a la hora de comprar un coche de radiocontrol de gasolina?

¿Qué tener en cuenta a la hora de comprar un coche de radiocontrol de gasolina?

Comprar un coche de radiocontrol de gasolina no es una compra cualquiera, puesto que es un paso más en los que realmente son aficionados a este tipo de vehículos. La tecnología y el avance en estos últimos años han hecho que sean cada vez más potente y tengan aún más posibilidades, por lo que merece la pena dar un repaso a la serie de factores que debemos tener en cuenta a la hora de adquirir uno de estos vehículos.

Emociones fuertes

En el caso de que seas de los aficionados a los vehículos de radiocontrol o a los automóviles en general, seguro que más de una vez te has planteado tener un coche de control y además que funcione con gasolina.

Mucha gente adora la mecánica, ajustar los coches y ver como alcanzan velocidades realmente impresionantes. Todo esto lo podemos hacer con los coches de radiocontrol que funcionan con gasolina, pues realmente son mucha más que un mero entretenimiento.

Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que este tipo de vehículos de radiocontrol que funcionan con gasolina son pequeños automóviles de colección o de competición con los que se pueden alcanzar velocidades que tienen los autos originales.

¿Qué diferencias hay entre un coche de radiocontrol que funcione con gasolina y otro que lo haga con electricidad?

La respuesta a este tema, nos la han dado en la tienda online de Modeltronic, donde sus dueños nos han respondido lo que comentan a muchos de sus clientes poco entendidos,  pues los coches de radiocontrol de gasolina demandan del propietario conocimientos básicos de factores como la mecánica, la carburación o ajustar partes mecánicas que van desde la suspensión a la dirección o los frenos.

Si se tiene gran conocimiento de nuestro vehículo de radiocontrol, vamos a poder disfrutar aún más del propio coche.

¿Qué es lo que tenemos que valorar a la hora de adquirir un coche de radiocontrol de gasolina?

Vamos a ver una serie de puntos de gran importancia cuando se quiere comprar un vehículo de radiocontrol propulsado mediante gasolina. ¡Comenzamos!

El tiempo

El primer punto y es posible que sea el de mayor importancia es el tiempo con el que vamos a contar. Está claro que para la gran mayoría los coches de radiocontrol son un entretenimiento, pero como en muchos casos, lo realmente importante es dedicar a esta afición el tiempo máximo que podamos, pues así se va a disfrutar muchísimo más.

Deben tener los conocimientos básicos, tanto para conducirlo como a nivel mecánico

Otro punto importante cuando se quiere adquirir un coche de radiocontrol de gasolina son las aptitudes que nosotros podemos tener con su mantenimiento. Todos estos modelos necesitan unos mantenimientos generales, por lo que si estás comenzando en este mundo de los coches de radiocontrol

Siempre es interesante documentarse mediante los clásicos manuales, guías, así como unirse a los grupos que suele haber la red.

El mantenimiento es un hecho que también va a depender de hasta donde queramos llegar. Si se compra un coche para uso sencillo, solo vamos a necesitar realizar los ajustes en el modo más básico, pero si lo que queremos es un coche de radiocontrol que funcione mediante gasolina de cara a competir en las carreras, vamos a tener que contar con un gran conocimiento y un mantenimiento de lo más exhaustivo.

El presupuesto importa

Otro de los puntos que son realmente importantes y en los que hay que pensar es en el presupuesto con el que vamos a contar para adquirir tu coche de radiocontrol de gasolina.  Por todo ello, lo mejor es llegar a fijar los límites y saber en qué modelos podemos fijarnos y cuáles hay que excluir, especialmente los más caros a los que no podamos o queramos acceder.

Uno de los mejores consejos que se pueden dar es empezar con los modelos más básicos, los denominados rc RTR, que suelen costar del orden de doscientos euros y que son bastante adecuados para usarse en el interior, especialmente para escalas pequeñas.

Con más experiencia, conocimiento y control, ya se puede ir optando por modelos mucho más avanzados y de distintas escalas, donde podemos llegar a los clásicos modelos destinados a competición pura y dura.

De la misma manera, también es importante no olvidar que los gastos que haya después a l ahora de mantener el vehículo de radio control dependerá del modelo y de los deseos que tengamos.

Los modelos de colección suelen tener menores gastos, pero si se opta por uno de competición, los gastos van a ser mayores por el gran desgaste al que se ven sometidos.