El reacondicionamiento de móviles al alza

El reacondicionamiento de móviles al alza

La tecnología forma parte de nuestra vida y lo hace de una manera extensa, de una manera en la que nadie podía esperarse hace tan solo un par de décadas. No cabe la menor duda de que, gracias a ella, hemos encontrado la manera de conseguir una mejora en lo que al disfrute de nuestro tiempo de ocio se refiere y en lo que tiene que ver con el desarrollo profesional que era necesario para hacer de nuestras empresas entes mucho más competitivos. No podemos vivir sin la tecnología en estos tiempos y la verdad es que eso es lo que nos ha permitido ser mucho mejores en muchos aspectos.

La tendencia en los últimos años ha sido la de apostar por aparatos cada vez más pequeños. Antes, Internet era una cuestión que se limitaba única y exclusivamente a lo que tenía que ver con los ordenadores, pero los móviles empezaron a habilitarse también para surfear por la red. Ni que decir tiene que esto lo que ha permitido es que no tuviéramos que estar en casa para consultar cualquier cosa en la red y que, en cualquier momento, tengamos posibilidad de acceder a Internet prácticamente sin restricciones.

El uso de los móviles también para surfear por Internet ha provocado una cosa que es bastante evidente en muchos casos: que se reduzca el tiempo que pasa desde que compramos un móvil hasta que lo tiramos y vamos a por otro a nuestra tienda de confianza. Esto tiene un peligro evidente: que las materias primas con las que se fabrican esos móviles se reduzcan de una manera brutal y que el medioambiente tenga muchas más dificultades para mantenerse intacto y para no degradar el estado en el que se encuentra nuestro planeta, que sigue sin ser bueno y que necesita mejorar.

Una noticia que fue publicada en la página web del diario ABC indicaba que, en el interior de nuestras fronteras, se desecha un total de 20 millones de móviles a lo largo de un año. Esto quiere decir que, más o menos, cada español suele cambiar de móvil cada dos años, algo que seguro que os parece bastante lógico puesto que, después de esa edad, da la sensación de que el móvil que tenemos pierde valor y que nos hace falta un cambio. Y esa necesidad es lo que acelera que compremos más móviles y se tengan que emplear esas materias primas nuevas para hacer una nueva remesa de estos aparatos.

En los momentos en los que nos encontramos, existen más aparatos tecnológicos que en ningún otro instante de la Historia. Y no es para menos. Eso es a lo que nos ha conducido nuestra sociedad y lo que ha permitido que esta misma sociedad haya alcanzado unos niveles de desarrollo tecnológico que ni siquiera podíamos imaginar hace tan solo un par de décadas. El móvil es uno de los aparatos tecnológicos más usados en todo el mundo y cada vez ha sido más habitual que la gente los cambie. Los profesionales de Reware Mobile nos han comentado que, por suerte, hay muchas personas que están reacondicionando móviles que, de otra manera, irían directamente a la basura. Ese es un avance sustancial para la apuesta por el cuidado de nuestro medioambiente.

La conciencia es la mejor de las armas

Una noticia publicada en la página web de El Economista aseguraba que el mercado de smartphones usados había crecido el 17%. Además, en el mismo texto se aseguraba que estábamos hablando de un mercado que iba a seguir aumentando y ganando enteros de cara al año 2023. Estamos hablando de una buena noticia y que deja bien claro que la gente se ha concienciado al respecto de la necesidad de ‘reciclar’ los móviles.

La conciencia, por tanto, es la mejor de las armas en lo que tiene que ver con el tema del que venimos hablando. Si la gente es consciente de las necesidades que tiene el planeta en el que vive, es seguro que va a poner muchas más herramientas para intentar cumplir con ese cometido. Y eso seguro que se traduce en una buena nómina de acciones en pos de la apuesta por el reacondicionamiento de móviles y, por ende, del cuidado de nuestro entorno.

Estamos convencidos de que va a seguir creciendo la cantidad de personas que se preocupen por el estado de salud del planeta en el que todos y todas vivimos. No cabe duda de que, cuantas más manos y piernas se sumen a un proyecto como del que estamos hablando, más cerca vamos a estar de conseguir un propósito tan importante como el de  mantener intacto nuestro planeta ante las amenazas que le asolan, que no son pocas y no son pequeñas precisamente.